Cabezudo · Hechizo · Arte moderno · Cuestión de azar · Contactos · Una visita inesperada · Humor

Cabezudo · Hechizo · Arte moderno · Cuestión de azar · Contactos · Una visita inesperada · Humor

04-10-2013

 

 

 

Wonderland de Radio 4

Finalista en el Wonderland de la semana 07-01-2014

CABEZUDO

Mientras me tomaba una cerveza y un aperitivo en la terraza de un bar, uno de los cabezudos que desfilaba en el pasacalle vino decidido a declararme su amor. Abandonó a sus semejantes y a los gigantes para acercarse a mí. «Te quiero» me dijo con vehemencia. Contagiada por la alegría de los niños, el confeti multicolor y la charanga que animaba el inicio de las fiestas le invité a sentarse. No se quitó su desproporcionada cabeza de cartón-piedra durante las tres horas que conversamos, pero no me importó; tuve un novio que se llamaba relampago34 al que nunca conocí.

07-12-2013

 

Wonderland de Radio 4

HECHIZO

Todas las noches de verano los mosquitos esperan a que me duerma para clavarme su aguijón. No tiro insecticida ni utilizo difusores eléctricos porque me parecen tóxicos, así que para combatirlos preparo, por primera vez, la habitación con incienso y velas negras aromáticas de citronella, coloco un plato de cebolla rallada en la mesita de noche y me unto con vinagre. Es un remedio casero inofensivo y de gran eficacia, al menos eso dice mi curandera. Por la mañana descubro que les he ganado la batalla, no tengo picaduras, excepto dos enormes bultos en la entrepierna que antes no tenía.

10-12-2013

 

Wonderland de Radio 4

 

ARTE MODERNO

Habían asesinado a una obra de arte en la exposición de una joven promesa del panorama artístico. Así lo entendí cuando me detuve delante del lienzo en cuestión, rajado por uno de los extremos. Pensé que algún enemigo del artista se había ensañado con un objeto punzante movido por la envidia o la venganza, ocasionando aquel daño irreparable. Llamé al vigilante de la sala para advertirle del destrozo producido, pero me ignoró totalmente, como si ya conociera su estado. Me dirigió una sonrisa pícara sentado desde su silla y anotó algo en una libreta, sin aclararme nada sobre aquel suceso.

12-12-2013

 

Wonderland de Radio 4

CUESTIÓN DE AZAR

Tomando café en el bar del pueblo, tía Eulalia sacó de un sobre, casi hecho a medida, el décimo de lotería que iba a regalarme. Me señaló la cifra, y como si hubiera un método matemático infalible me explicó conmovida las razones por las cuales había escogido ese número y no otro. “Va a tocar, no todo es azar” me aseguraba convencida. Antes de irnos me invitó a que echara unas monedas en la máquina tragaperras, percibió un leve cambio en el sonido y el parpadeo de las luces de colores. Me garantizó que los limones no tardarían en alinearse.

13-12-2013

 

 

CONTACTOS

No había recibido ninguna llamada desde que envié la nueva descripción al periódico, por eso revisé la sección de contactos donde debería estar anunciada. Enseguida me encontré en la marabunta de reclamos, mi texto saltaba a la vista porque estaba en negrita y el tipo de letra era distinto, pagué un plus por ello. “YASMINA. 45 años. Ama de casa. Encantadora. Mujerona insaciable. Pechugona viciosilla. Volcán de placer y deseo. No le hago ascos a nada. Pubis peludo, pelucón. Masajes relajantes. Económico. No me olvidarás”. Me lo temía, se habían equivocado en la edad y faltaba mi número de teléfono.

 

 

ANUNCIOS CLASIFICADOS

Necesitaba la pasta y aún no había recibido ninguna llamada desde que envié mi descripción al periódico. Revisé la sección de anuncios clasificados donde debería estar y enseguida me encontré en la marabunta, mi texto saltaba a la vista, estaba en negrita y el tipo de letra era distinto, pagué un plus por ello. Todo estaba correcto: “JACINTO. 35 primaveras. Chico para todo. Con experiencia. Cuerpo musculado. Manos robustas y bíceps de ensueño. Cumplidor. Sumiso y dotado para llegar al límite”. Costó un poco, pero en mi trayectoria como mozo de carga y descarga nunca había recibido llamadas tan sugerentes.

20-12-2013

III certamen de relato corto

Esta noche te cuento (Tema:…apareció por Navidad)

UNA VISITA INESPERADA

A pesar de las prohibiciones del médico (y de mi madre), chupar cabezas de gamba roja era para mi padre lo más parecido a tocar el cielo. Solo lo hacía por Nochebuena, cuando nos reuníamos toda la familia, ese día tenía rienda suelta, así lo había pactado con mi madre (y con el médico). Algunos disfrutábamos viéndole succionar aquel exquisito jugo que tanto le gustaba con la servilleta dispuesta a lo largo de su orondo torso para no mancharse. Mi madre, en cambio, era puñetera, usaba los cubiertos, y como un verdugo guillotinaba esa sabrosa parte despreciándola a un lado del plato, además de soltarle un rollo sobre el cadmio. Le recordaba -con cierta malicia- que ese metal pesado estaba presente en las aguas marinas y contaminaba la carne del marisco, fundamentalmente las vísceras de su cabeza, y que podía causarle disfunción renal e incluso cáncer. “Lo que no me mata me hace más fuerte”, replicaba mi padre sin permitir que nadie le fastidiara la noche. Fue en ese momento cuando, inexplicablemente, un desconocido vestido de negro entró al salón donde estábamos reunidos y, sin poder evitarlo, se llevó a mi padre para siempre.

02-01-2014

Wonderland de Radio 4

HUMOR

Nunca pensé que aquella leve cojera que un día trasladé a los escenarios daría tantos triunfos a mi carrera como showman. Al principio, el público apenas la advertía, pero con el tiempo se acentuó, y, paradójicamente, se convirtió en lo más importante de mis actuaciones. Sin bastón, y a duras penas, arrastraba mi pierna lisiada mientras contaba chistes, e incluso inventé una absurda coreografía para exagerar, aún más, mi desgracia. Cuanto más empeoraba mi estado mayor era el éxito, por lo que en varios meses, cuando reaparecí a escena en silla de ruedas y sin pierna no le di importancia.

2 Comments

  1. Cabezón es un micro genial Sergi, algo tan desproporcionado de pronto tan cercano a mi lado… y el novio anterior lleno me ha trasladado velocidad sin límites, genial. Muy bueno.
    En hechizo me he divertido y creo que ha sido una batalla perdida, para solucionar algo creamos otro problema… y ese olor a vinagreee jaja.
    Muy bueno.
    La navidad con sorpresa. Le falta al señor de negro que se lleva al padre un detector de metales o un contador geiger para medir los metales tragados con la sustancia de la gamba.

    Y tu otra apuesta a wonderlan “Humor” genial y durísimo uffff, me alegra pasear por aquí hacía tiempo y lo he disfrutado.
    Abrazos Sergi

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *