La pareja perfecta · Por todo lo alto · 23 · Quimera marina

La pareja perfecta · Por todo lo alto · 23 · Quimera marina

27-09-2013

 

Wonderland de Radio 4

LA PAREJA PERFECTA

Cheap Jerseys from china Desde que estoy casado con mi mujer aún no he hablado con ella. La conocí en Kecamatan Sarmi, una isla perdida de Indonesia donde se habla uno de esos idiomas raros, el Liki creo recordar. Ha dejado su poblado y se ha venido conmigo a Madrid. Es indudable que me quiere mucho, pero se niega a aprender el castellano. Su extraña lengua me obliga a colgarme una pizarrita del cuello para comunicarnos por medio de trazos sencillos. También gesticulo con las manos, pero me encanta ruborizarla cada noche cuando, con la tiza, le dibujo sobre la tablilla un espléndido plátano.

01-10-2013

 

Wonderland de Radio 4

POR TODO LO ALTO

He visitado a mi abuelo en la unidad de quemados del hospital. Le ha estallado la “mascletà” que daba inicio a las Fallas. Su gran pasión le ha pasado factura y ahora yace en la cama como una momia, cubierto completamente con un aparatoso vendaje que solo le deja asomar sus ojos de pena. Está muy grave, pero, cuando mis padres le hablan de que existe una nueva empresa de ritos funerarios que introduce las cenizas del difunto en carcasas explosivas para que los restos se mezclen con la pólvora y viajen por el aire, su mirada se ha iluminado.

24-09-2013

 

Concurso Microrrelatos Getafe Negro (Escuela de escritores)

23

Demasiados asientos vacíos para un vuelo low-cost. Veintitrés, si no cuento mal, justo el mismo número perverso que me persigue allá donde voy. Está en todos lados, directa o indirectamente, y ha marcado una tremenda señal en mi vida, ya que nací un día 23 a las 23 horas; mi nombre completo tiene 23 letras e irremediablemente los he cumplido esta semana. El dos y el tres, siempre a mi acecho, lo incomodan todo pero no quiero darles importancia, es preferible detener esa lectura delirante y pensar que son fruto de la casualidad. Consigo relajarme en mi asiento pero cuando el avión despega reparo que, incluso hoy, la maldición de ese par de números primos se encuentra en el contenido de mi mochila; los ocho explosivos que van a detonar en breve resultan ser dos elevado al cubo.






 26-09-2013

Relatos en cadena (SER)

QUIMERA MARINA

A grandes zancadas sobre las olas la bella criatura escamada, única en su especie, iba adquiriendo la velocidad precisa para alzar el vuelo y sobrevolar la superficie del océano con la intención de lucir sus majestuosas alas de oro. Desde un islote cercano otros seres marinos contemplaban fascinados sus seductoras acrobacias con el único anhelo de ser elegidos por ella. Torpes y sin gracia, trataban de persuadirla moviendo sus atributos, pero la caprichosa bestia, decepcionada por aquel monótono grupo, ya había escogido en otra parte del peñasco; sin advertir que en la novedad de aquel cuerpo agazapado entre las rocas se encontraba su extinción.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *