Sandungueo · Fauna marina · Adrenalina mental · Hulka · Un año más

Sandungueo · Fauna marina · Adrenalina mental · Hulka · Un año más

07-06-2013

Wholesale new england jerseys

Wonderland de Radio 4

SANDUNGUEO

Estuve un año fingiendo que me gustaba el reggaeton. Me vestía con camisetas ajustadas sin mangas y cubría mis inicios de calvicie con una ridícula gorra rapera que mi novia me regaló. «Vamos a perrear» me decía los sábados. Durante la semana ensayaba con ansia movimientos sensuales y lascivos delante del espejo para ponerlos en práctica en la discoteca. Yo le seguía el juego y, en medio de la pista de baile, a la vista de todos, ella movía sus caderas al ritmo de la música restregando su enorme trasero por mis partes hasta que conseguía enrojecerlas como un tomate.

07-06-2013

Relatos en Cadena. Cadena Ser

FAUNA MARINA

La sirena cautiva vomita pulpos de siete patas en la taza del váter. Durante el aperitivo de los domingos y tras engullir todos los huesos de las aceitunas, en el inmenso océano, crecen los olivos en el estómago de la caprichosa ballena azul.

05-06-2013

 

Radio Castellón de la Cadena Ser

ADRENALINA MENTAL

Antes de salir de la cama me he dicho a mi mismo: hoy me la juego y voy a regocijarme en todas esas supersticiones absurdas que tanto incomodan a la gente, a ver que pasa. Cuando suene la alarma me levantaré con el pie izquierdo y me vestiré de amarillo chillón; derramaré sal en la cocina y desayunaré trece tostadas; romperé el espejito de mi hermana con unas tijeras y luego las dejaré abiertas; torceré todos los cuadros del comedor y abriré un paraguas; cuando vaya a comprar el periódico pasaré por debajo de una escalera y, si el día me acompaña, estaría genial cruzarme con un gato negro. No negaré que me excita pensar en todo eso antes de que suene el despertador.

03-06-2013

 El Micro bestial…esta noche te cuento

HULKA

Ahora, durante la crisis de los cuarenta, mi vida está llena de avatares y cambios personales. Me pasa como al increíble Hulk, pero en rojo. Me enfado por cualquier cosa y, cuando no puedo contener mi ira, mi blanca figura toma ese color endemoniado. Cuando estoy con gente es lo peor. Debo esconderme en cualquier sitio, normalmente un lavabo, y aguantar como mi cuerpo se llena de varices asquerosas y nódulos que supuran un líquido lechoso. En cuestión de minutos mis músculos se hinchan de tal manera que destripan mi ropa y me quedo con cara de tonta con lo único puesto que ha aguantado el empuje de mi transformación: mis braguitas elásticas de punto de cruz.

24-04-2013


UN AÑO MÁS

Ordenaron colocarle una venda en los ojos y, a empujones, lo subieron en una furgoneta.

‒Esperemos que tu familia responda ‒exclamó una voz bajo el pasamontañas.

‒¿Me estáis secuestrando? ‒preguntó‒. Pedid lo que queráis, en cuestión de dinero ellos siempre responden, habéis raptado a la persona adecuada.

Atado de pies y manos, el joven se mostró inquieto cuando los pelillos de su barbilla empezaron a socarrarse.

‒¿Qué hacéis? ¡No me torturéis con fuego, os lo suplico! –gritó asustado.

‒Pide un deseo y sopla las velas, estúpido ‒voceó su padre quitando su venda al tiempo que se descubría el rostro‒. Feliz cumpleaños.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *