Temporada en Wonderland. Siete relatos finalistas y uno ganador

Temporada en Wonderland. Siete relatos finalistas y uno ganador

RELATO GANADOR Cheap Jerseys china


Wonderland de Radio 4  ( 21-09-2013 )

NIÑO

Las galletas que mi madre ha comprado para el desayuno no se deshacen bien en la leche y, justo hoy, no puedo recrearme en dejarlas blandas. A pesar de ser un día decisivo me quedo embobado viendo los dibujos animados y pierdo la noción del tiempo hasta que mi madre se percata de la hora que es. De un zarpazo me sienta en la silla de los peinados y me planta una raya al lado, aplana con saliva los pelos rebeldes y me perfuma. «Estás listo» exclama. Me da un beso y me desea suerte en la entrevista de trabajo.

 

 

 

RELATOS FINALISTAS

 


Wonderland de Radio 4  ( 07-01-2014 )

CABEZUDO

Mientras me tomaba una cerveza y un aperitivo en la terraza de un bar, uno de los cabezudos que desfilaba en el pasacalle vino decidido a declararme su amor. Abandonó a sus semejantes y a los gigantes para acercarse a mí. «Te quiero» me dijo con vehemencia. Contagiada por la alegría de los niños, el confeti multicolor y la charanga que animaba el inicio de las fiestas le invité a sentarse. No se quitó su desproporcionada cabeza de cartón-piedra durante las tres horas que conversamos, pero no me importó; tuve un novio que se llamaba relampago34 al que nunca conocí.

 

 

 

 

 

 

 

Wonderland de Radio 4  ( 10-12-2013 )

EL GAFE

Hay gente muy gafe. En la oficina todos lo pensamos de Rodolfo, el nuevo. Lleva unos meses trabajando en la empresa y aparentemente es un chico normal; es majo, educado, viste bien e incluso tiene su atractivo pero es un pararrayos de desgracias y nada fluye cuando él anda cerca. La semana pasada se rompió la fotocopiadora, nos quedamos sin conexión a Internet y a la Conchi le cayó encima la escayola del techo mientras hablaban acaramelados. Hoy me ha propuesto a mí salir a cenar, le he dicho que sí, pero iré protegida con un amuleto. Es tan guapo.

 

 

 

 

 

Wonderland de Radio 4  ( 08-04-2014 )

SEÑALES

Desde la muerte de mi marido llenaba la casa de señales para no olvidarme de las cosas. Tenía mis truquillos para ir funcionando. Por ejemplo, dejaba a la vista una pinza de madera para acordarme de tender la ropa, una estampita de la Macarena me indicaba la cita diaria con la psicóloga,…pero, sobre todo, utilizaba decenas de papelitos amarillos adheridos en lugares estratégicos con notas para tener en cuenta lo básico: ir a comprar, hacerme la comida, lavarme, etc. Ayer recordé que no estaba sola; tras mover un antiguo baúl, encontré anotado en un descolorido papelito “recoger a los niños”.

 

 

 

Wonderland de Radio 4  ( 15-04-2014 )

AMISTAD

«¿Cómo saber si somos amigos de verdad?» Se lo preguntaba siempre cuando salían de vacaciones y tomaban cervezas en una soleada terraza mientras sus mujeres hacían las típicas compras turísticas en el centro de aquel bonito pueblo costero. «¿Podría vivir con vosotros si mi vida diera un vuelco y me arruinara completamente?» conjeturó. «¿No crees que esa situación límite demostraría la autenticidad de nuestra amistad? Aquí con las birras todo es perfecto, nunca nos hemos necesitado para nada importante». «Hombre, no seas tan catastrofista, sabes que somos amigos desde siempre» le contestó. «Pero dime…¿podría?» «Hombre…tendría que preguntárselo a mi mujer»

 

 

 

 

Wonderland de Radio 4  ( 16-06-2014 )

TENTACIÓN

Cada noche, antes de acostarse, abría el primer cajón de la mesita y sacaba la fotografía de su querida hija. Le daba un beso, se santiguaba y la dejaba sobre el mueble para sentirla. Una madrugada se desveló por el estallido de una tormenta con un pensamiento demasiado sombrío. Se quedó observando aquel inocente rostro en la penumbra, y cabizbajo le pidió perdón por no poder resistir la tentación de abrir el segundo cajón. Allí, entre calzoncillos y envuelto en un paño blanco, estaba el único trueno que lo salvaría de su profunda amargura y lo llevaría junto a ella.

 

 

 

 

 

Wonderland de Radio 4  ( 10-06-2014 )

TODOPODEROSO

Con el primer mordisco al melocotón se marcaron a la perfección los perfiles de un territorio imaginario parecido a nuestro país. Animado, le di un segundo mordisco a otra zona aterciopelada y se formó otra región hermana. Seguí así hasta componer un atlas de mordeduras, un mundo propio. Cautivado por mi pequeño planeta frutal, contemplé su abrupta superficie a la altura de mis ojos; así era perfecto, por lo que decidí en ese punto detener mi creación. Coexistió escasos segundos. Con el ruido de mis tripas y mi apetito mañanero continué devorando su jugosa carne hasta quedarme con el hueso.

 

 

 

 

 

Wonderland de Radio 4  ( 10-06-2014 )

“B”

Curiosamente, con el paso del tiempo, me di cuenta que iba dejando actividades y cosas que empezaban con la letra “B”. Antes estaban ligadas a mi vida por completo, e inexplicablemente las he ido abandonando. Ya no iba en bici, por ejemplo, ni tomaba birras ni bravas con los amigos, ni me bañaba en la playa ni en casa, claro. No bajaba la basura ni barría y nunca iba a Barcelona. Allí vivía Beatriz, mi ex, también la dejé. No tocaba el bombardino, ni bailaba, ni besaba, ni bromeaba, ni buscaba lo perdido,… pero hacía otras cosas, el abecedario era amplio.

 

 

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *